martes, 21 de junio de 2011

Un nuevo día






















A punto de desvanecer se encontraba de nuevo ese corazón insaciable de recuerdos, pero la mente pudo más que el corazón y lo trajo al presente, explicándole que quedaba aún mucha vida por delante, que había espacio para que se formaran recuerdos nuevos que albergaran no tristeza sino alegría.

Momentos felices que otros no entenderían el significado pero que para ella significaban todo un mundo de alegrías y satisfacción, porque ya la mente le pedía al corazón que dejara de añorar lo que no fue y pudo haber sido, sino lo feliz que podía sentirse ahora, las personas que había conocido y que la habían ayudado tanto, las amigas que tiene que siempre la aconsejan para poder seguir adelante. Y si es cierto que alguna vez había llegado a sentirse solo, no había problemas, pues siempre tenía esos recuerdos para que no fuese así.

Post-data: aquí os dejo un video, merece la pena escucharlo a todo volumen (no se dejen engañar por el título. Perdonad mis desvarios en el día de hoy).
video

sábado, 11 de junio de 2011

Sanando heridas

He vuelto a pensar en ti, o más bien podría decir que nunca he dejado de hacerlo, pero esta semana en especial no he podido quitarte de mi mente...y la razón, mi cumpleaños, después de dos años celebrandolo juntos, de comentar días antes que es lo que tenía preparado y días después como me lo pasé en la celebración, este año no ha sucedido nada, sencillamente...nada.

Toda la semana pensando si recordarías ese día especial para mi (supongo que como para todo el mundo), en si te dignarias a mandarme un mensaje felicitándome aunque ya no estuvieras conmigo, aunque me dijeras que querías apartarme de tu vida para ni siquiera ser amigos...incluso después de decirme eso creí que había una última esperanza de que por un día olvidaras los rencores y recordarás aquellos buenos momentos que pasamos juntos, pues al fin y al cabo intentamos ser amigos...aunque solo quedara en eso, en un intento.


Lamentablemente no fue así y me ha servido para ver que definitivamente ya no somos nada, me ha servido para darme cuenta de que tengo que seguir adelante sin pensar en lo que pudimos llegar haber sido sino pensar en lo que si fuimos y que ya no somos. Me ha servido para comprobar que tenía razón y aunque tu no me creyeras el tiempo hace el olvido, o por lo menos las heridas duelen menos, y al igual que mi corazón enamorado empezó a olvidarte, me ha servido para darme cuenta que tu corazón a mi ya me ha olvidado.